Intercambiar la casa en vacaciones

Vamos a hablaros de una tendencia cada vez más extendida a la hora de planificar las vacaciones. Vamos a hablar del intercambio de casa.

Hace pocos años “intercambio de casa” podía sonar a algo extraño, que muy poca gente podría hacer. ¿Intercambiar la casa con un desconocido? ¡Ni hablar! Pero la era de internet ha permitido descubrir horizontes que antes eran inimaginables y, cada día más, esta tendencia se está asentando como una opción fácil y viable para planificar unas vacaciones, a un coste mucho más bajo de lo habitual, claro está.

Intercambio de casa

La jugada es redonda: mientras viajas estás en una casa perfectamente equipada, a coste cero. A cambio, el propietario de la casa que tú habitas en ese momento, está en la tuya. Un intercambio altruista, que representa un claro win-win para ambas partes. Me voy una semana a New York, me instalo en un apartamento en Manhattan, ahorrando mucho dinero y ganando en privacidad y comodidades. A cambio un neoyorkino se instala en mi vivienda unos días.

La idea, en general, parece buena, pero surge fundamentalmente un problema: la seguridad. Sin embargo, este problema, bien mirado, se puede minimizar. Por un lado, las plataformas de intercambio de casas cuentan con un sistema de referencias y reviews que le da mucha robustez al sistema. Alguien que cuenta con un buen número de referencias, es automáticamente una persona bastante confiable.

Por otro lado, nosotros mismos, le podemos dar un extra de seguridad, retirando todos los objetivos de valor, económico o sentimental, de la vivienda. Pero, ¿dónde dejarlos? Evidentemente, ¡en un trastero! Y si es en Trasters Bonanova, tanto mejor.

Piénsalo bien, por un coste muy bajo podrás intercambiar la casa con total tranquilidad, puesto que los objetos de más valor estarán perfectamente custodiados y accesibles 24 horas el día de tu vuelta. No lo pienses más y lánzate a intercambiar tu casa en vacaciones.