¿Dónde guardar los disfraces de Carnaval?

En estas fechas es habitual que los más pequeños de la casa, y los no tan pequeños, se disfracen de las temáticas más variopintas. Como cualquier celebración efímera, Carnaval solamente dura un día, o máximo varios si se hace en diferentes celebraciones. En cualquier caso, tras los festejos, aparece un problema recurrente: ¿Dónde guardar los disfraces de Carnaval?

Carnaval trasteros

Son prendas de ropa de uso muy poco habitual, pero tampoco queremos desprendernos de ellas, puesto que pueden servir para otra ocasión. Sin embargo, el espacio en el armario es muy preciado y no queremos ocuparlo con algo que no volveremos a usar seguro hasta dentro de un año, o si acaso tenemos alguna fiesta de disfraces antes de la siguiente cuaresma. Así pues, ante tal situación, hacer una caja de disfraces y almacenarla en un trastero, seguramente sea una buena decisión.

Quién más quién menos, toda familia tiene una caja o maleta repleta de posibles disfraces: sombreros imposibles, bolsos, telas de colores, ropa antigua a la que darle un segundo uso, un abrigo de la abuela que podría servir para un disfraz, complementos de lo más variados, antifaces, gafas y narices postizas, pelucas de colores, collares hawaianos, camisas pasadas de moda, faldas de colorines… Estos son los más habituales, pero la relación podría alargarse hasta el infinito. En todo caso, y hasta la siguiente celebración con disfraz de por medio, todo lo anterior no nos será necesario, por lo que sacarlo de la estancia principal y almacenarlo en un trastero parece una buena idea para optimizar el espacio en los armarios.

Si en casa tenemos niños, con mucho más motivo deberemos almacenar estos disfraces. En primer lugar porque las celebraciones infantiles son muy proclives a los disfraces y en cualquier momento nos puede tocar disfrazar a los más pequeños de la casa. Y en segundo lugar, porque los disfraces son un excelente entretenimiento para los niños, fomentan su creatividad y su ingenio y pueden ser una muy buena manera de pasar una tarde agradable, por ejemplo, cualquier domingo lluvioso donde no se puedan realizar actividades en el exterior.

Si estás en Barcelona y necesitas un lugar donde dejar ordenados tus disfraces tras este Carnaval, ven a vernos. Nos podrás encontrar en la calle Teodora Lamadrid 44, estaremos encantados de atenderte.