Cinco ideas para hacer una buena mudanza

Varias veces a lo largo de una vida nos enfrentamos a tener que hacer una mudanza. Es una situación complicada, capaz de generar mucho estrés. Para ello se puede optar por contratar un servicio profesional o por hacérsela uno mismo, o por alguna solución intermedia. Se elija la opción que se elija, aquí van cinco buenas ideas a la hora de realizar una mudanza y que salga perfecta!

buena-mudanza

1- Fija la fecha con suficiente anterioridad

No siempre es sencillo fijar la fecha de una mudanza, puesto que ésta depende de múltiples variables, pero es necesario hacerlo con la máxima antelación posible, para poder trazar un plan de organización. Una vez fijada la fecha, ya podemos planificar cuando comenzar a empaquetar cosas, cuando contratar un servicio de mudanzas, o una furgoneta para hacer el traslado, etc… Partir de una fecha para organizarlo todo será clave para que la mudanza salga bien.

2- Un buen momento para hacer limpieza

Es un tópico, pero no por ello deja de ser verdad. Una mudanza es un momento ideal para hacer limpieza de viejos enseres que ya han dejado de ser interesantes. Los apuntes de la carrera, la ropa otoño-invierno del 94, un viejo tocadiscos o las colecciones de cromos de las ligas de toda una infancia son firmes candidatos a no llegar al próximo destino. Hay una regla que no suele fallar: si no has usado algo en los últimos 10 años, ya no lo vas a usar nunca más. Puede haber excepciones, pero por norma general es así.

Las cosas que no sean útiles para nosotros, pueden serlo para otras personas, así que antes de tirar nada, convendrá pensar si lo podemos donar a alguna organización o incluso venderlo a través de alguna plataforma como Wallapop.

3- Proteje los elementos frágiles

Una mudanza siempre supone un peligro para los elementos más frágiles. Por un lado tenemos los utensilios de cocina como platos, vasos, etc… Para ellos recomendamos protegerlos con cuidado. Para los platos un buen truco es usar platos desechables de cartón para ponerlos entre medias, de esta manera, se protegen de manera sencilla. Por otro lado, están otros elementos, por ejemplo decorativos. En todos los casos, recomendamos protegerlos al máximo y agrupar los elementos frágiles para poder tratarlos con más cuidado que al resto.

4- Protégete a ti mismo

Las lesiones son muy habituales en las mudanzas, ya sea por accidentes o por malas posturas o sobreesfuerzos. Para ello, recomendamos ser muy prudentes y autoprotegernos. Es preferible tener más cajas con un peso liviano que pocas pero de mucho peso. Serán mucho más manejables y prácticas. Para evitar accidentes, recomendamos no manipular en solitario grandes objetos. Por otro lado, las posturas serán muy importantes. El mejor consejo es flexionar siempre las rodillas para coger bultos del suelo, así trabajarán las piernas y no la espalda. Siguiendo este sencillo consejo, evitaremos las lesiones más típicas.

5- Contrata un trastero

Muchas veces al hacer una mudanza necesitaremos un espacio extra para almacenar cosas. Ya sea porque las fechas de salida y de entrada no coinciden, ya sea porque el espacio al que vamos es menor, o simplemente porque no sabemos dónde dejar algunas cosas, contratar un trastero será siempre una buena solución para contar con un espacio extra.

Si estás en Barcelona, te recomendamos Trasters Bonanova. Ven a vernos a Teodora Lamdrid 44.

Las ventajas de vivir en un piso pequeño

Vivir en un piso pequeño es obvio que tiene algunos inconvenientes, siendo la falta de espacio, el mayor de todos ellos. Por un lado, la falta de espacio se puede suplir fácilmente, por ejemplo, contratando un trastero. Pero por otro lado, vivir en un piso pequeño también tiene una serie de ventajas que pasamos a nombrar:

Vivir-en-un-piso-pequeño

Limpieza: la principal ventaja es la más obvia: se tarda mucho menos en limpiar y ordenar. Lo mires como lo mires, es una ventaja grande, tanto si lo haces tú mismo, como si contratas a alguien que lo haga por ti.

Gasto: el alquiler o compra de un piso pequeño siempre suele ser más económico que el de uno más grande. En esa misma línea van los gastos de mantenimiento, impuestos, etc… así que vivir en un piso más pequeño nos permitirá ahorrar un buen dinero y, por ejemplo, invertirlo en unas buenas vacaciones.

Confort: vivir en un piso pequeño nos permitirá una mejor regulación de la temperatura, especialmente en invierno, cuando será mucho más sencillo (y barato) mantenerlo en una temperatura agradable, ahorrando dinero y haciendo un uso mucho más racional de los recursos energéticos. ¡Todo ventajas!

Orden: el hecho de disponer de menos espacio, a la fuerza, nos obligará a tener menos enseres y a tenerlos más ordenados. El número de metros cuadrados es directamente proporcional al desorden generado y a la cantidad de cosas almacenadas, así que aligerar el espacio nos permitirá vivir en un lugar con mucho más orden, más habitable al fin y al cabo.

Fiestas: ¡olvídate de tener que recoger tras una fiesta! Tener una casa pequeña es la excusa perfecta para no tener que ser el anfitrión de tus invitados.

Hemos listado algunas de las mayores ventajas de vivir en un piso pequeño. ¿Sabes más? ¡Usa los comentarios!

Lo que está claro es que si vives en un piso pequeño, es muy probable que necesites más espacio. En ese caso, te invitamos a que nos visites en TrastersBonanova y veas las posibilidades de almacenaje que tenemos a tu disposición. ¡Te esperamos!