Cómo elegir una empresa de mudanzas

En capítulos anteriores, hablábamos de las ventajas e inconvenientes de contratar o no un servicio de mudanzas cuando se hace un traslado. Imaginemos pues que la decisión ya está tomada y nos hemos decidido por contratar ayuda profesional. En este punto, las dudas permanecen. ¿Cómo elegir una empresa de mudanzas? A continuación algunas pautas:

Presupuesto detallado: el primer paso es simpre solicitar uno o más presupuestos, siendo lo segundo lo ideal. El presupuesto debe ser profesional y debe detallar todos los aspectos del traslado a realizar y las posibles coberturas y cláusulas principales del acuerdo.

Empresa mudanzas

Visita: es importante que personal de la empresa de mudanzas se desplace al domicilio desde el que se tiene que efectuar el traslado para evaluar los posibles problemas que puedan surgir y cuantificar la carga a transportar.

Inventario: para mayor seguridad y control, será ideal que la empresa seleccionada se encargue de la realización de un completo inventario de todo el material a trasladar. Esto facilitará el control y la posterior localización en el desembalaje. Además, servirá para saber si ha habido algun daño o pérdida durante el trayecto.

Contrato: la empresa de mudanzas te debe proporcionar un contrato que contenga, como mínimo los datos fiscales de la empresa, la fecha de inicio y de final, las indemnizaciones por incumplimiento, deterioro o extravío, el recorrido completo, el inventario y el precio.

Seguro: una empresa de mudanzas debe poseer obligatoriamente un seguro base. Ese seguro debe estar perfectamente explicado en el contrato. Además, una empresa de mudanzas solvente, debería poder ofrecerte otros seguros más avanzados que respondan a las posibles necesidades que puedas tener.

Preparación: la empresa de mudanzas que elijas debe informarte de cómo va a preparar tus muebles y demás enseres para el traslado. Una buena protección y clasificación de todos los elementos es básica para que nada se pierda o deteriore.

Tipo de mudanza: existen todo tipo de mudanzas para todo tipo de precios. Desde la llave en mano donde la empresa se encarga de absolutamente todo, al simple transporte de bultos, hay mucha variedad. Cada mudanza necesitará un servicio diferente y la empresa de mudanzas elegida deberá adaptarse por completo a esa necesidad.

Vehículos y máquinas: el material con el que la empresa de mudanzas trabaje nos dará una idea de su solvencia y seriedad. Si dispone de todo tipo de grúas, maquinarias, etc… será una empresa más confiable que otra que tiene una simple furgoneta.

Confianza: todo lo anterior es más o menos medible, pero la confianza es algo más subjetivo. Así que una vez evaluadas todos los ítems anteriores, nuestro consejo es que te decantes por la empresa que, dentro de tu prespuesto, más confianza te transmita.

Si durante tu mudanza necesitas un trastero en Barcelona, no dudes en contactarnos.

La eterna duda de las mudanzas

Cuando uno se enfrenta a una mudanza, sabe que va a vivir un momento complicado, se haga como se haga. Ante una mudanza, siempre asalta una duda que conviene tener claro como despejar: ¿Hago yo mismo la mudanza o contrato un servicio profesional?

Como en muchos aspectos de la vida, la respuesta correcta es depende. No es lo mismo enfrentarse a una mudanza de un piso alquilado amueblado, que de la casa de toda una vida. Tampoco es igual hacerlo a 500 kilómetros que a la vuelta de la esquina, o tener un cuñado con furgoneta que no tenerlo. Todos estos aspectos y muchos más son los que debemos tener en cuenta.

empresa de mudanzas

A continuación exponemos los pros y contras de cada una de las dos opciones, y una recomendación final.

Pros hacer la mudanza por mi cuenta
  • El precio: al no tener que contratar a nadie, nos vamos a ahorrar un buen pico
  • La delicadeza: está claro que nadie como uno mismo va a cuidar sus propias cosas
  • Los tempos: no habrá que cuadrar horarios, se puede plantear una mudanza sin demasiada planificación, cuando se dispone de tiempo, se hace, sin depender de terceros
Contras hacer la mudanza por mi cuenta
  • El peligro: no tener los equipamientos adecuados o no saber cómo manipular grandes cargas pueden producirnos lesiones de gravedad, tanto a nosotros mismos como a los diferentes materiales
  • Los favores: nunca uno va a poder hacer la mudanza solo y siempre se tendrá que pedir ayuda a algún familiar o amigo… que en algún momento se trasladará y tendrás que devolver el favor
  • El tiempo: hacer cajas, empaquetar, trasladar, desempaquetar, inevitablemente lleva un tiempo precioso, del que no podremos disponer
Pros hacer la mudanza con un servicio profesional
  • La seguridad: que sean profesionales equipados los que muevan los bultos más pesado nos aporta un plus de seguridad muy importante. Un servicio profesional nos evitará de problemas y lesiones.
  • La despreocupación: no tener que ocuparse de nada es un muy buen motivo para contratar un servicio profesional, ellos se encargan de todo
  • El seguro: una empresa profesional de mudanzas dispone de un seguro de responsabilidad por si en el ejercicio de sus funciones daña o rompe algun elemento, algo realmente útil cuando se encara una mudanza.
Contras hacer la mudanza con un servicio profesional
  • El coste: obviamente un servicio profesional tiene asociado un coste, que alto o bajo, deberá ser abonado.
  • El mal servicio: hay muchas empresas de mudanzas, de todo precio y condición, y en consecuencia hay servicios profesionales que no hacen honor a la palabra. El peligro de contratar una empresa de mudanzas que da un mal servicio es latente, por lo que recomendamos siempre tener alguna referencia anterior.
  • La decisión: elegir una empresa entre la inmensa variedad que hay, va a ocuparnos a su vez un precioso tiempo que conviene no pasar por alto.

En cualquiera de los dos casos, un trastero es el mejor aliado en cualquier mudanza pues nos facilitará el trabajo gracias al espacio extra que dispondremos. Si buscas un trastero en Barcelona, puedes encontrarnos aquí.

Irse de la ciudad unos meses

En los tiempos de la globalización, cada vez es más frecuente que alguien tenga que afrontar una mudanza temporal de ciudad, de país o incluso de continente. Un cambio temporal de ubicación en el trabajo, un despreocupado viaje largo, un proyecto en Argentina, o vivir siempre en continuo verano (6 meses aquí, 6 meses en el hemisferio sur) pueden ser cuatro motivos, cada vez más frecuentes, para tener que abandonar la ciudad por unos meses.

Mudarse-unos-meses

Sea cual sea la motivación para poner tierra de por medio, la oportunidad existe para todos los casos por igual: una casa (o cuanto menos, una habitación) se queda vacía en Barcelona, una excelente oportunidad para sacar un extra sin hacer nada en el viaje.

Hablamos de alquilar la vivienda, ya sea a un amigo o conocido, ya sea a extraños utilizando las controvertidas plataformas de alquiler de viviendas. Sea quien sea la persona o personas que vayan a ocupar nuestra vivienda durante unos meses, lo normal es que queramos mantener nuestras pertenencias de más valor, tanto económicas como sentimentales, a buen recaudo y lejos de inspecciones no deseadas.

Ahí es donde entra el alquiler de un trastero. La jugada es redonda: la casa se queda libre de los utensilios de más valor, se saca un importante rédito alquilando el espacio a otras personas y por un coste muy bajo se almacenan las pertenencias personales en un trastero, todo perfectamente ordenado y seguro, accesible 24 horas desde el mismo momento en que volvamos a la ciudad, algún tiempo después.

Otra posibilidad es que no nos apetezca compartir nuestro espacio privado y decidamos dejar la casa vacía durante este tiempo. En ese caso, el alquiler de un trastero, nos permitirá marchar de viaje con mucha más tranquilidad, puesto que los objetos de más valor se quedan en el mejor de los recaudos, perfectamente custodiados las 24 horas, en las mejores condiciones de temperatura y humedad.

Sea cual sea tu opción, si tienes que abandonar Barcelona por unos meses, te recomendamos que contrates un trastero. Si quieres que te demos toda la información, sin compromiso, contáctanos aquí.

Cómo guardar un sofá en un trastero

El sofá suele ser la pieza más voluminosa y difícil de almacenar de cualquier mudanza. El espacio que ocupa siempre nos limitará a la hora de elegir un trastero adecuado para su almacenaje. Pero además su composición nos puede acarrear problemas a la hora de guardarlo durante un tiempo prolongado. Cualquier sofá suele estar formado por diferentes tipos de materiales (madera, tela, espuma, metal, y más…) y es por ello que está expuesto a diferentes tipos de agentes, ya que sobre todo las espumas o las plumas son muy sensibles y se pueden estropear o ser atacados por algunos agentes, como humedad, polillas o termitas.

Es por ello que será importante un buen embalaje que aisle al sofá de todos estos agentes y que, de esta manera, se pueda conservar en perfecto estado. Antes de embalar un sofá recomendamos retirar cualquier pieza extraible, como podían ser sus patas o sobre todo, los cojines, que conviene almacenarlos aparte. Una vez hecho eso, lo mejor es envolverlo con plástico de burbujas que actúa de aislante y además protege contra posibles golpes o rasguños.

sofa-dos-plazas-trastero

 

En el trastero, recomendamos almacenarlo de pie, en la medida de lo posible, es decir si la morfología del sofá lo permite de forma estable. Si se almacena de pie, ganamos mucho espacio en el trastero para almacenar otros enseres. En el caso de que no se pueda poner de pie, no es mejor no poner encima del sofá otros objetos pesados, ya que puede dañar la estructura o dejarle formas indeseadas si se almacenan durante períodos prolongados.

Siguiendo estas sencillas guías, cualquier sofá puede almacenarse el tiempo que sea necesario, y si necesitas hacerlo en Barcelona, en Trasters Bonanova, te atenderemos con mucho gusto, estamos en la calle Teodora Lamadrid, número 44, junto al Paseo Bonanova.

Cinco ideas para hacer una buena mudanza

Varias veces a lo largo de una vida nos enfrentamos a tener que hacer una mudanza. Es una situación complicada, capaz de generar mucho estrés. Para ello se puede optar por contratar un servicio profesional o por hacérsela uno mismo, o por alguna solución intermedia. Se elija la opción que se elija, aquí van cinco buenas ideas a la hora de realizar una mudanza y que salga perfecta!

buena-mudanza

1- Fija la fecha con suficiente anterioridad

No siempre es sencillo fijar la fecha de una mudanza, puesto que ésta depende de múltiples variables, pero es necesario hacerlo con la máxima antelación posible, para poder trazar un plan de organización. Una vez fijada la fecha, ya podemos planificar cuando comenzar a empaquetar cosas, cuando contratar un servicio de mudanzas, o una furgoneta para hacer el traslado, etc… Partir de una fecha para organizarlo todo será clave para que la mudanza salga bien.

2- Un buen momento para hacer limpieza

Es un tópico, pero no por ello deja de ser verdad. Una mudanza es un momento ideal para hacer limpieza de viejos enseres que ya han dejado de ser interesantes. Los apuntes de la carrera, la ropa otoño-invierno del 94, un viejo tocadiscos o las colecciones de cromos de las ligas de toda una infancia son firmes candidatos a no llegar al próximo destino. Hay una regla que no suele fallar: si no has usado algo en los últimos 10 años, ya no lo vas a usar nunca más. Puede haber excepciones, pero por norma general es así.

Las cosas que no sean útiles para nosotros, pueden serlo para otras personas, así que antes de tirar nada, convendrá pensar si lo podemos donar a alguna organización o incluso venderlo a través de alguna plataforma como Wallapop.

3- Proteje los elementos frágiles

Una mudanza siempre supone un peligro para los elementos más frágiles. Por un lado tenemos los utensilios de cocina como platos, vasos, etc… Para ellos recomendamos protegerlos con cuidado. Para los platos un buen truco es usar platos desechables de cartón para ponerlos entre medias, de esta manera, se protegen de manera sencilla. Por otro lado, están otros elementos, por ejemplo decorativos. En todos los casos, recomendamos protegerlos al máximo y agrupar los elementos frágiles para poder tratarlos con más cuidado que al resto.

4- Protégete a ti mismo

Las lesiones son muy habituales en las mudanzas, ya sea por accidentes o por malas posturas o sobreesfuerzos. Para ello, recomendamos ser muy prudentes y autoprotegernos. Es preferible tener más cajas con un peso liviano que pocas pero de mucho peso. Serán mucho más manejables y prácticas. Para evitar accidentes, recomendamos no manipular en solitario grandes objetos. Por otro lado, las posturas serán muy importantes. El mejor consejo es flexionar siempre las rodillas para coger bultos del suelo, así trabajarán las piernas y no la espalda. Siguiendo este sencillo consejo, evitaremos las lesiones más típicas.

5- Contrata un trastero

Muchas veces al hacer una mudanza necesitaremos un espacio extra para almacenar cosas. Ya sea porque las fechas de salida y de entrada no coinciden, ya sea porque el espacio al que vamos es menor, o simplemente porque no sabemos dónde dejar algunas cosas, contratar un trastero será siempre una buena solución para contar con un espacio extra.

Si estás en Barcelona, te recomendamos Trasters Bonanova. Ven a vernos a Teodora Lamdrid 44.