¡Cambio de armario!

¡La primavera ya ha llegado! Las temperaturas son más agradables y los días mucho más largos. Es el momento de hacer el ¡cambio de armario!. La ropa de invierno, los abrigos, las bufandas, los edredones nórdicos, las mantas, es el momento de que desaparezcan de nuestra vista hasta el otoño que viene.

ropa-invierno-trastero

A la hora de hacer el cambio de armario suele surgir siempre el mismo problema, el espacio. Obviamente la ropa de frío ocupa mucho más espacio que la de verano y es muy fácil que en estos meses hayamos acumulado más cosas que hagan que no quepa todo donde el año pasado había cabido. Un trastero puede ser la mejor solución para evitar este problema, y desde Trasters Bonanova os vamos a dar algunos consejos para poder guardar la ropa de invierno y que dentro de unos meses siga estando estupenda.

Nuestro primer consejo es guardar la ropa lavada y seca. Para este lavado de “fin de temporada” conviene no usar mucho detergente ni suavizante para que la ropa quede lo más neutra posible y sin olores apreciables.

Otro consejo es no planchar la ropa antes de almacenarla para no dejar fijada suciedad ni tampoco líneas que pasados los meses pueden quedarse casi fijas en la ropa. Una buena idea es guardar la ropa enrollada, de esa manera no se quedarán marcas de doblado durante meses.

Habrá que prestar especial atención a prendas delicadas, como pueden ser trajes o abrigos, o prendas de piel o de lana. En general cualquier prenda, pero estas especialmente conviene guardarlas con cuidado, siendo los materiales nobles la mejor opción. Esto es: perchas de madera, fundas de tela, cajas de cartón o madera, siempre es mejor que plásticos. Sin embargo, existen fundas de plástico semi transpirable especialmente diseñadas para guardar ropa durante largas temporadas que también pueden ser una buena opción.

Los edredones, mantas y en general la ropa de cama, lo ideal es guardarlas en bolsas herméticas sin aire dentro, para conservar estos materiales de forma óptima hasta el año que viene. También conviene especial atención en el almacenamiento del calzado. Es una buena idea guardar todo tipo de calzado con papeles dentro, para evitar que cojan malas formas tras meses en una misma postura.

Una vez tengamos lista la ropa de invierno para guardarla, recomendamos seguir un orden almacenarla por categorías y/o usos, etiquetando convenientemente cada bulto. Una buena opción son cajas de plástico hermético, que además, al ser transparente, nos facilitará saber dónde está cada prenda almacenada.

Si deseas guardar tu ropa de invierno en un trastero en Barcelona, en Trasters Bonanova estaremos encantados de atenderte. Estamos en la calle Teodora Lamadrid 44. ¡Contáctanos!